Posted by : Ignis Fatuus viernes, 7 de noviembre de 2014

Era Viernes por la mañana, y aún no había terminado el encargo del taller de cine ¿Para qué someternos a la tortura de reseñar una película muda si el sonido es esencial? ¿Acaso Hermes no sabe que suelen regalar oscares por sonido? Y como generalmente una idea mala siempre arrastra a otras peores, se me ocurrió algo aún peor: Reseñaré cine mudo de ciencia ficción.


Como no sabía de ninguna otra película antigua del género que no fuese Viaje a la Luna, decidí recurrir a un experto en ciencia ficción, mi amigo Bal Sujan, dueño de uno de los últimos videoclubs de Santiago.
  • -  Olvídate de Metropolis, no es más que basura –me dijo con tono convincente- Te propongo que veamos Aelita, Reina de Marte una joya del scifi.
  • -   No lo sé, Bal. Solo tengo tiempo para una película. Mejor me rindo y reseño Viaje a la Luna que solo dura quince minutos.
  • -    Es imposible que la encuentres mala, está basada en un libro de Tolstoi y acompañada por música de compositores rusos. Además, fue filmada durante el gobierno de Lenin.
  • -     Bueno, al menos suena más rusa que el vodka, cuenta conmigo.

Admito  que los primeros minutos estuve sorprendido del buen gusto de Bal, ya que aún para nuestros estándares actuales era una  buena película, incluso a instantes la encontré notablemente superior a Metropolis. 
-          
  •    Bal, ¿Como hizo esta película para evadir la censura? - le pregunte- Aunque tiene un discurso pro soviético, no me parece suficientemente propagandista.
  • -    La cinta se estrenó en 1924, época de cierta libertad que termina en 1929, cuando Stalin comenzó la verdadera censura artistica y el fin del arte burgués - Tras explicarme lo anterior, mi compañero soltó una sonora carcajada y agregó- Mira la corona del rey de marte.

Efectivamente, el rey de marte estaba vistiendo un elegante basurero transparente y una toga hecha de bolsas de basura. Todos los trajes eran horrendos como sacados de un desfile de reciclaje pero no me molesto. Absolutamente todo el vestuario y arquitectura marciana seguia el mismo patron por lo que rápidamente uno se siente inmerso en la estética de la cinta… aunque fuese con storm troopers de starwars  improvisados con cajas de cartón y cinta adhesiva.

Pero poco a poco la trama se fue convirtiendo en un melodrama romántico e insufrible. Pese a la diferencia cultural y las maneras soviéticas, la película se había vuelto tan poco interesante como una telenovela coreana o un episodio de las mil y una noches. 
  • -     ¿Cuándo van a viajar a marte? Pregunté con molestia.
  • -   Nunca, todas las escenas que han mostrado de marte son sueños del protagonista ¿No te diste cuenta?
  • -     ¿Qué? Entonces ni siquiera es ciencia ficción.
  • -     Si Los actores que interpretaban los personajes de la tierra eran los mismos que los de marte ¿no te fijaste? -Bal me miró con burla-.
  • -     ¡Pensé que era por falta de presupuesto! ¿O sea me has tenido durante una hora viendo una versión comunista de fatmagul? ¿Dónde está la ciencia ficción?

Al final,  el protagonista al menos imagina que despega a marte, en cambio la película se queda estancada en la Tierra.  Una hora de melodrama soviético es reemplazada por quince minutos mal montados en Marte en que la trama escala en un frenesí tan ridículo que los protagonistas logran fundar la unión de repúblicas socialistas soviéticas de marte (no estoy bromeando). la pelicula Termina siendo un precursor de cine absurdo y casi nada de ciencia ficcion .


En fin, definitivamente Debí haber escogido viaje a la luna.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Welcome to My Blog

Popular Post

- Copyright © La Biblioteca de Amestris -Robotic Notes- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -