Posted by : Ignis Fatuus martes, 22 de marzo de 2016

Bueno, se abrió otra sección en blog. No soy muy fan de los juegos de Pokemon, pero ya que lo compre y soy muy avaro como para gastar en otro juego –enserio, debí haberme comprado el Monster Hunter-, tengo que sacarle partido de alguna forma, así que decidí la siguiente meta: Voy a vencer a todos los líderes de gimnasio de Santiago e iré contando como fue el penoso proceso hasta entonces.  



No, mi amiga, odio a los pokemones. De hecho, siempre he pensado que Digimon es mejor, pero los juegos de Digimon apestan, salvo el digimon adventure del play 1 y ese que se parece al Smash Bross. Mmm, el digimon adventure era una mierda, mis digimones siempre terminaban convirtiéndose en esa babosa que tiraba caca, porque se me olvidaba llevarlos a un retrete, creo. Me acuerdo que en algún momento le tome la dinámica.Tal vez fue ese el traume que me hizo impedir que mi charmander evolucionase, por miedo a que se conviertiera en caca en vez de pasar a ser un charmileon y, luego un Charizard. 


Llevo bastante del juego, terminé ese horrendo arco argumental de “no se que pokemon legendario”, me imagino que el de la portada del juego, que casi derritió los glaciales de la antártica, en especial el Glacial Perito Moreno. Ahora gracias a mí, el mundo pokemon puede volver al carbón y a otras energías cochinas, porque el calentamiento global ya no existe. Viva yo.

Ahora es momento de vencer al líder de gimnasio, Wallace. Su nombre es tan varonil que no puedo esperar menos que un macho alfa estilo Mel Gibson en corazón valiente. 

Asi debe lucir un lider de gimnasio. 
El problema fue que me perdí, el pueblo es cochinamente grande y lleno de callejones sin salida, más encima, hay que cruzarlo a nado por un brillante diseño veneciano. Me pregunto si es para separar los barrios pobres y los sectores ABC1, sabía que este juego era discriminador.

Al final, me aburrí y googlié un mapa del condenado pueblito, y me sentí un inepto. El gimnasio estaba en una isla gigante al centro con un cartel enorme que decía: Gimnasio aquí, bobo. Así que entre. Lo más divertido es que hace meses si había entrado y aparentemente, perdí contra el líder de gimnasio, pues el puzle que no le deseo a nadie, porque es una lata, estaba completado.

Luego, vino el terror: La última vez que jugué perdí, ¿Qué posibilidad tengo ahora que ni me acuerdo que pokemones tengo? Pero como no tenía otra opción, decidí pelear. Y conocí a Wallace.


Pensaba en la pobre reportera que la mandan a seguir las noticias de un pendejo de 14 años que se pasa el día jugando con pokemones, me recuerda a cuando el Vardoc y el Xoda salen en los diarios pencas.
No quiero hacer comentarios, porque sueño con un mundo en que cada persona pueda determinar su apariencia e inclinación sexual como le venga a la gana, pero como dije antes, yo me esperaba un corazón valiente como líder de gimnasio llamado Wallace, y me encontré a Afrodita de Piscis, enserio, son iguales. Incluso, da la casualidad que ambos son el último guardián del Santuario, en este caso, liga pokemon. 


El primer encuentro fue Dusclop, un horrendo pokemon tipo fantasma casi tan feo como el mítico pokemon bolsa de basura y Milotic, un pokemon tan hermoso que me dieron ganar de tomar a mi wea fea y salir por la puerta con el poco amor propio que pudiese salvar.

Sabia que Dusclop no iba a durar mucho, principalmente porque era más feo que poto de camionero, pero decidí pensar en una estrategia. Le ordene que usara la habilidad maldición, cosa que hizo y fue genial. Cada turno Milotic recibía daño automático, por lo que deje de ordenar ataques y me dedique a curar a Dusclop con todas las pociones que tenía. La táctica fue muy deshonrosa, yo soy de los que creen que las peleas hay que lucharlas sin pociones, pero pronto descubrí que en el mundo pokemon no hay honor.



Milotic comenzó a usar una habilidad para recuperarse cada turno, era una locura. Tome la decisión de usar una habilidad de Dusclop para que Milotic recibiese daño de quemadura cada turno, sin embargo este se curaba más rápido que el daño que pudiese provocarle. Sin embargo, al final Dusclop comenzó a ganar terreno.


Luego, Wallace usó una hiper poción, y quede convencido que en este juego nunca hubo honor. Mientras, la pelea seguía eternamente, tuve la certeza que por momentos como esto siempre preferí Medabots. Aunque debo admitir que una pelea entre metabods y cacunas haciendo harden siempre será chistoso. Es más, estaba tan aburrido que mientras peliaba me puse a escribir esta nota. Imaginense.

El siguiente Pokemon fue Whiscash, una especie de buda convertido en pez globo. Lo último que hizo Dusclops fue usar curse en su contra, acción que significo su suicidio. ¿Me hace esto un entrenador cruel?, pensé. Digo, jamás pensé que Dusclops iba a vencer a dos pokemones de la casa de piscis (antes hubo un pez que no vale la pena mencionar, porque fue muy facíl), y mi forma de agradecerle su heroísmo fue ordenarle: suicídate por el equipo. Este juego esta sacando lo peor de mí. En fin, decidí ir por Solrock, porque Whiscash va a recibir daño cada turno por el no voluntario suicidio, digo, sacrificio de Dusclops. Vuela alto, mi amigo. Juro liberarte como hizo Ash con Charizard.


Solrock es un pokemon que me encanta, sin perjuicio que parezca una de esas artesanías que nadie quiere comprar, pero le terminas regalando a tu prima chica. En fin, aprovechando el curse, ¿les mencioné que tengo el juego en ingles? Ya ya, al grano, me límite a usar cosmic power en solrock que aumenta su defensa y special defence, lo que es hermoso y, bueno, necesario contra un gimnasio tipo agua si usas un pokemon roca.


El siguiente fue Sealeo, ya para cuando me toco contra… ¿No creen que es igual a squirtle  con bigote? En fin, ya con la defensa alta de solrock, digo muy alta, pues los ataques de agua enemigos no le hacen ni cosquillas, uso el arma secreta que tuve guardada, ese momento anime en que suena la canción de No Game No Life, la del juego de ajedrez o el shooter neko. Solrock tiene una habilidad tipo planta, rayo solar, habilidad que destruyo a Sealeo de un solo golpe.

El último pokemon enemigo es Seaking, solo perdí un pokemon, lo que habla muy mal del líder de gimnasio, ya que ni siquiera lo mato él, yo lo suicide semi voluntariamente. Pero, sorpresa, cuando creí que todo iba a terminar de un golpe, el ataque de Seaking previno el rayo solar del Solrock, dijo algo de encore, que no entiendo. Si alguien me dice que sucedió, se lo agradecería.

cuz Im seaking
El resto de la batalla fue un intento irracional de ir curando a Solrock con pociones, con la esperanza de que Seaking no le hiciese ningún crítico que pase por alta la elevada defensa que logró con el cosmic power. Finalmente, noto una abertura y le ordeno a Solrock un último solar beam que termina la partida.


Había ganado. Liga Pokemon, aquí vamos. Mmm bueno, la del juego, no la de Santiago. Faltan pasos para eso. 


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Welcome to My Blog

Popular Post

- Copyright © La Biblioteca de Amestris -Robotic Notes- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -