Posted by : Ignis Fatuus sábado, 16 de julio de 2016

                ¡Otakunautas! Después de terminar de ver Senjou no Valkyria (que me dejo una sensación de meh), necesitaba una serie que me subiera el ánimo, así que decidí probar con esta serie a la que le tuve un ojo encima y me causaba mucha curiosidad por parecerse estéticamente a One Punch Man y tratar sobre superhéroes. Vamos adelante, ¡Plus Ultra!



                La idea central de la serie es un futuro alternativo en que todos los seres humanos han mutado y obtenido habilidades especiales (totalmente distintas, un punto fuerte de la serie, ya que la mayoría son únicas e ingeniosas). Por lo que empezó a gestarse una cultura en torno a los superhéroes para mantener el orden. El conflicto central está enfocado en el protagonista, Izuku Midoriya, que idolatra todo lo concerniente a los héroes. Desde que tenía cuatro años le pedía a su madre que pusiera una y otra vez una grabación de All Mighty, el mayor superhéroe de la historia, realizando un rescate, y siempre estuvo investigando y escribiendo notas sobre superhéroes y villanos para el futuro.

                El problema es que…Midoriya no tiene ni un solo poder, es completamente normal, por lo que es anormal en esa sociedad, casi un minusválido. El golpe fue terrible, y en particular, hay una escena cuando vuelven del doctor y está Midoriya frente al computador viendo la grabación de All Mighty, y éste le preguntó a su madre: Mamá, ¿yo también puedo ser un superhéroe? Y la madre le responde: Lo siento, y lo abraza llorando. La escena es terrible, porque lo que uno quiere oír es: Hijo mío, si te esfuerzas puedes ser lo que quieras, sin embargo, la madre le pide perdón. Eso en los primeros minutos ya me tenía al borde de las lagrimas, incluso, Midoriya admite más tarde que lo que en verdad quería oír en ese momento era un: Puedes lograrlo, en vez de un perdón. No sé ustedes, pero esa escena me dolió y me hizo identificarme inmediatamente con Midoriya.


                Más adelante, Midoriya es constantemente infravalorado por el resto, especialmente por su amigo de la infancia, Katsuki Bakugo. Sin embargo, un encuentro fortuito con su héroe, All Mighty, cambió su destino. Este descubrió que Midoriya tenía lo que realmente necesitaba un héroe, uno de los temas principales de la serie, como dijo All Mighty:

-          “Top heroes have stories about them from their school days. Most of their stories have one thing in common: Their bodies moved before they had a chance to think. That was true for you, too, wasn’t it? You can become a hero”.

                Lo que sigue es una escena tras otra del trabajo duro de Midoriya, verlo despedazando su cuerpo una y otra vez o, simplemente, rompiendo en llanto. En muchos aspectos, Midoriya es insoportable, pero con un comienzo tan fuerte y tras haber compartido su pasado, es imposible no empatizar con él y amarlo. Tras cada batalla, uno realmente desea que triunfe y gane fama, por que la cago que le cuesta, como dijo Midoriya:

-          I have to work a lot more than other people or I won’t be able to catch up. I want to be like you. I want to become the greatest hero, like you!


                Así fue como All Mighty lo recompensó con un gran poder, su propio poder: One for All, una habilidad que permite aumentar la fuerza al máximo. El problema está en que el cuerpo de Midoriya no es capaz de contener el poder, así que éste es destrozado cada vez que lo utiliza. Pero esa limitación se convierte en uno de los puntos de tensión y suspenso de la serie, pues Midoriya ha pasado tanto tiempo investigando sobre superhéroes y siendo un fan boy que cada vez que hay un problema encuentra una forma para sacarle máximo partido a One for All, pese a todas las limitaciones que tiene. El momento máximo fue cuando tuvo que lanzar una pelota bajo la amenaza de que si quedaba nuevamente lisiado significaría que no tendría potencial alguno.

                Cada prueba que debe superar Midoriya es mejor que la anterior, las dinámicas son distintas y uno siente como el personaje va evolucionando con cada una, es lindo de ver. Asimismo, las relaciones con el resto de los personajes son muy interesantes, pues uno siente cómo cada uno de ellos tiene un background digno de verse y, algo insolito, Kecchan (el amigo de midoriya) también evoluciona.


                Cuando al fin aparecen los villanos (antes se había tratado de las distintas pruebas que Midoriya tiene que ir venciendo en la academia), la serie da un vuelco sumamente interesante. La famosa liga de villanos es genial y uno realmente piensa que pueden triunfar y vencer a All Mighty. No quiero revelar que ocurre en el arco final de esta primera temporada, pero les aseguro que les va a encantar. Destaco esos momentos en que Midoriya (y nosotros) somos los únicos que conocemos la debildiad de All Mighty y que él está corriendo un peligro mayor que el que todo el mundo se imagina (incluso los villanos), así como esa increíble secuencia de pelea entre All Mighty y el pato luchador negro (no se como apodarlo, que diseño más feo).


               Para terminar, quiero destacar nuevamente el mensaje de la serie, si es que lo capte bien, por un lado, la búsqueda del significado de ser un héroe. La idea misma de una academia que no solo le enseña a los personajes de la serie, sino que también a nosotros que observamos cada capítulo es bastante linda y creo que eso es lo que quieren lograr los creadores de la serie. Y por otra parte, está la lucha de Midoriya por alcanzar sus sueños, esforzándose más que el resto por su posición desventajada.


                Una increíble serie, si la vieron, me gustaría oír sus opiniones. Y...oh dios, ¿soy el único que quedo loco con el soundtrack? 

Pd. Los invito a seguir las aventuras de un indigno perro salchicha en facebook, me ha sacado cientos de carcajadas cada noche que sube un post, entre aquí, su nombre es Watson, el Salchicha.  

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Welcome to My Blog

Popular Post

- Copyright © La Biblioteca de Amestris -Robotic Notes- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -