Posted by : Ignis Fatuus jueves, 21 de julio de 2016

                ¡Otakunautas! Ayer eran las tres de la mañana y después de muchos episodios de American Horror Story, mi novia, agotada, me dijo al fin: “Me voy a dormir, iF, puedes ver lo que quieras en Netflix. Obviamente no perdí la oportunidad y decidí embarcarme a una serie que hace tiempo quise ver y tenía en mi death note hace muchos años: Puella Magi Madoka Magica…dios, que nombre más largo. 




                Hay muchas cosas que me gustaron sobre estos primeros dos episodios, y eso que iba con expectativas altísimas por todo el revuelo que causó y provoca actualmente esta serie y la gigantesca fanbase que tiene. Para empezar, las primera imágenes con la protagonista caminando por lo que parece un fondo pintado por el artista M. C. Escher (ese de escaleras, laberinto y juego de perspectivas). Visualmente fue precioso e intrigante, punto fuerte para esta serie.


                Otro punto que me gusto es que cumplió mi regla de “Los primeros cinco minutos de UP”. ¿Recuerdan las primeras escenas del viejo con su esposa en UP y su sueño de visitar las cataratas? Bastan esos momentos para involucrarse y clavarse en el sillón, es increíble, sentí que me paso lo mismo con Madoka.

                Narrativamente hablando me encanto. El juego que usan en la cámara enfocando la boca de los personajes cuando estos sienten vergüenza o sensaciones más íntimas y que ocasionalmente muestren un encuadre en picada de las manos, los hombros o haciendo acciones irrelevantes, incluyendo los diálogos, me fascino. No es común ver esta preocupación en los detalles, de hecho, siento que el ejemplo máximo de esta técnica la he visto de Quentin Tarantino con Pulp Fiction y The Hateful Eight. Estos detalles hacen que uno sienta a los personajes de carne y hueso,  me hace sentir que son tridimensionales y no meros arquetipos planos en función de la trama.

                La animación es única. Cuando vi el diseño de los personajes no me convenció de inmediato, demasiado kawai, si uno tratará de reducir el dibujo a un cráneo en tres dimensiones, saldría una monstruosidad. Miren.


                Sin embargo, el diseño es tan kawai que tiene algo único y ya parece que el tono de la serie será muy violento. Tengo mis fichas en eso. Además, el soundtrack está en las mejores obras que he escuchado en mi vida, de hecho, es tán increíble que llevo muchos años usandolo como música de fondo para leer. 

                Finalmente, la serie parte con un acertijo que me intrigo definitivamente, ¿qué es lo que más desean los protagonista? ¿Cuál es su mayor deseo? Al firmar el contrato para convertirse en cazadoras de brujas, se les concederá a cambio un deseo. ¿Qué límites habrá? ¿Será un deseo normal o subconsciente? De verdad, quiero ver cuál será el deseo de la protagonista.



                Por último, ahora sí, ¿habemus waifu? Na, todavía no, aparte los personajes parecen tan kawais que podría darme diabetes. Pero entiendo a los que se vean atraídos por este tipo. 

Pd. Los invito a seguir las aventuras de un indigno perro salchicha en facebook, me ha sacado cientos de carcajadas cada noche que sube un post, entre aquí, su nombre es Watson, el Salchicha.  

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Welcome to My Blog

Popular Post

- Copyright © La Biblioteca de Amestris -Robotic Notes- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -