Posted by : Ignis Fatuus viernes, 22 de agosto de 2014

¡Buenas noches alcahuetes y cabronas! Hoy revisaré un libro que expande el universo de Harry Potter. No, no y no, por favor no se vayan ¡Se los suplico! No cambié el giro comercial del blog a una fan page de Harry Potter. Siguen en el lugar indicado: un espacio del internet en que podrán adorar Akihabara y la revista JUMP como la biblia misma y, la gran trinidad de series Bleach, One Piece y Naruto…siguen siendo una mierda. Lo que ocurre es que junto a una centena de blogueros me he unido a la iniciativa de un blog amigo para competir entre nosotros en torno la temática de JK Rowling.



Vayamos a la obra.

Quidditch a través de los tiempos es un libro sobre…pam para pam…Quidditch –si quieren pueden parar de leer aquí, con eso basta- ¿Es que acaso esperan encontrar una sorpresa en un libro sobre futbol? Esto es lo mismo pero con escobas voladoras, una Quaffle, dos Bludger y una snitch dorada…y bueno por supuesto magos tramposos usando sus varitas cuando los árbitros no están viendo. Ok, es mucho más divertido que el futbol pero definitivamente no mejor que una pelea de boxeo.  
 
Lo siento, tenía que hacerlo.
Otro punto interesante es que está ficticiamente escrito por Kennilworthy Whisp quien, como dicen las notas sobre el autor en la introducción del libro, es un “reconocido experto en quidditch (…) autor de numerosas obras relacionadas con el quidditch [y sus] aficiones incluyen el backgammon, la cocina vegetariana y coleccionar escobas clásicas” ¿Ven lo genial del libro? No se trata solo de expandir el universo de HP –bastaban más artículos de Wikipedia- sino que está escrito de modo tal que parece haber sido extraído directamente del mundo de Harry Potter –de hecho, el autor explica como lograron sacar el ejemplar de la biblioteca de Hogwarts para reproducirlo y venderlo en las librerías muggle.

Por ejemplo, tenemos advertencias de posibles residuos de encantamientos o valoración de conocidos autores ficticios del mundo de JK Rowling. Incluso, una breve nota de alumnos de Hogwarts que pidieron el libro en préstamo y ¡Sorpresa! Obviamente figura nuestro Harry interesado en quidditch cuando debió haber estado leyendo algo más productivo como pociones y encantamientos para bobos, tomo 1.

Señor Potter, nunca un alumno en esta clase había dado una respuesta más absurda.
Mucho ingenio y tinta. Se los garantizo. Tanto para el ñoño que leyó todos los libros y gemía de dolo cada vez que Snape le quitaba puntitos a Gryffindor como para los que disfrutaron las película pero sintiendo que estaban sobrevaloradas como yo.

Por ejemplo, hay un capítulo dedicado a la introducción de la snitch dorada: Resulta que fue costumbre atrapar a estos rápidos y hábiles pajaritos, ofreciéndose incluso dinero y prestigio a los magos que pudiesen capturarlo –aun muerto-. Cierto día, a un loco dirigente del quidditch se le ocurrió ofrecer una recompensa en dinero a quien pudiese atrapar uno ¡Un juego emocionante! El pájaro se convirtió en un elemento esencial del juego pese a que los espectadores estuviesen encargados de evitar que el pajarito no escape de las canchas mediante sus encantamientos. Frente a este y otros inconvenientes como su rápida extinción, un hábil encantador de metales reprodujo el ave en un aparato de oro capaz de imitar cada uno de los intrincados movimientos y giros del ave...y que no se escape de la canche por supuesto. Había nacido la snitch dorada.

¡Es el ataque de las lechugas voladoras!

            En conclusión, léanlo y no se arrepentirán. Es un libro corto de menos de cuarenta páginas descargado ilegalmente por google. Les dejo mi parte favorita:

¡Vuelvan a poner los cestos!
Ése fue el grito que lanzaron los jugadores de quidditch de toda la nación ayer por la noche, cuando se hizo evidente que el Departamento de Deportes y Juegos Mágicos había decidido quemar los cestos usados durante siglos para anotar tantos.

<<No los estamos quemando, no exageren –declaró con aire irritado un representante del Departamento cuando le pidieron que comentara el asunto-. Como ya habrán notado, los cestos se fabrican en tamaños dispares. Nos ha resultado imposible imponer una medida común que nos permitiera igualar todas las porterías de Gran Bretaña. Deben comprender que se trata de una cuestión de justicia. Miren, hay un equipo cerca de Barnton que tiene unos cestos minúsculos sobre los postes donde deben de anotar los contrarios, y allí no se puede colar ni una uva. En cambio, en su portería han puesto unos cestos de mimbre tan enormes que los postes cimbran con su peso. Eso no está bien. Nos hemos decidido por unos aros de medida fija y no hay más que discutir. Las cosas serán más limpias y justas.>>
Not A Single Fuck Was Given in all the Books
En este punto, el representante del Departamento se vio obligado a retirarse ante la lluvia de cestos que le arrojaban los enojados manifestantes reunidos en el vestíbulo. Pese a que el disturbio que se desató fue imputado más tarde a duendes agitadores, no hay duda de que los fanáticos del quidditch de toda Gran Bretaña lloraron es noche el fin del juego tal como lo conocían.

<<No será lo mismo sin los cestos –dijo con tristeza un viejo mago con mofletes de manzana-. Recuerdo cuando era un mozalbete: solíamos prenderles fuego para divertirnos durante el partido. No se puede hacer eso con los aros. Se acabó la diversión.>>
El Profeta, 12 de febrero de 1883

Dejaré esta foto para dejar constancia que seguimos siendo un blog sobre anime y manga.


{ 1 comments... read them below or add one }

  1. This blog was interesting until this gay shit comes up.
    Unsubscribed.

    (Nah, joking, good article, will check it out. Why am I speaking in english in a spanish blog? Your guess is good as mine).

    ResponderEliminar

Welcome to My Blog

Popular Post

- Copyright © La Biblioteca de Amestris -Robotic Notes- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -